Quejarse de un empleado que ha prestado un servicio mal efectuado o de manera ofensiva

Carta Modelo #1

Pienso que debe estar consciente del lenguaje que uno de sus empleados está usadno en el departamento de zapatos para niños. Su placa de identificación muestra el nombre Juan. Me asombraba escucharlo referir repeditadmente a algunos niños con palabras como «cabrón» o «enano». No podía creer mis oídos. Parecía que el pensaba que era chistoso. No sé cuántas personas él ha ofendido, pero yo lo hallé tan ofensivo que no quiero ir en aquel parte de la tienda otra vez.

Personalmente yo siento que él no tiene porque interactuar con la gente si le falta decencia y bondad básica. Con cualquier acción que tome, yo y mi hija somos disponibles para acutar como testigos.

Carta Modelo #2

Durante las últimas semanas he aguantado tratamiento tan rudo de uno de sus cajeros, y no lo aguantaré más. Cada vez que trato de hacer una transacción con Sra Doe Ella actúa como si yo fuera una molestia. En otra ocasión ella dijo, «no tengo paciencia para transacciones tan pequeños».

Me imagino que hablará con ella sobre su servicio de atención al cliente. Si ella sigue así, cambiaré mis cuentos a otro banco. Clientes no son molestias, somos los que pagan su salario.

Carta Modelo #3

Hoy en la tarde llamé a su negocio por ayuda. Una mujer que se identificó como Juana contestó el teléfono y procedía a hablar en una manera muy grosero y vulgar. Usaba muchas palabras muy feas que personas con morales buenos no usan. Dudo que ella sea un ejemplo típico de sus empleados; sin embargo, pienso que alguien debe hablar con ella pronto antes que sufra su negocio. Todos necesitamos aprender algo nuevo de vez en cuando. Le toca a ella.

Artículos Relacionados

Recursos Relacionados

Sponsored Links