Carta Modelo #1

No sé lo que me pasó, no sé si estaba loco o simplemente solo. Lo único que sé es que estaba cansado de ser engañado, maltratado y poco apreciado. Y luego entraste en mi vida, no sé por qué. Lo único que sé es que sentí una conexión contigo durante nuestra primera conversación, algo que nunca había sentido antes, algo que al principio me hizo sentir incómodo, estúpido e incluso un poco infantil. Sentí todo tipo de emocion mientras charlábamos por internet y me di cuenta que teníamos mucho en común. Me sentí como si nos hubiéramos conocido desde un pasado desconocido.

Al principio tenía miedo, y una parte de mí quería creer que eras simplemente alguien que estaba jugando un juego. Pensé que yo estaba loco por tener los sentimientos que estaba empezando a tener por ti. Estaba muy molesto conmigo mismo y también con la manera que me sentía. No quería admitir a ti ni a cualquier otra persona que estaba enamorándome con alguien que, en realidad, nunca había conocido. Yo mismo pensé que me volvía loco. ¡Traté de luchar contra estos sentimientos, pero eran demasiado fuertes para poder ignorarlos! Traté de convencerme de que esto no podía ser real; que tú realmente no podías estar sintiendo lo mismo que yo. Sin importar lo mucho que lo intentaba, no podía luchar contra los sentimientos que sentía por ti.

Entonces vino la noche cuando tú me dijiste cómo te estabas empezando a sentir, algo que trataba de no creer porque tenía miedo de decepcionarme. La fuerza de lo que sentía fue tan fuerte, sin embargo, que ya no podía luchar contra él. Nuestras charlas se convirtieron en una cosa diaria y los sentimientos no se iba sin importar lo mucho que intenté ignorarlos.

Simplemente no pude resistir la tentación de reunirnos mientras yo estaba de vacaciones cerca de ti. Desde el principio no pude creer que eras real, pero cuando finalmente nos conocimos por primera vez, yo supe que no había manera que pudiera dejar de amarte. Pensé que si nos conocíamos, estos sentimientos simplemente se irían, pero no fue así. He intentado tan duro de convencerme de que no hay tal cosa como el amor verdadero pero me has hecho creer en él.

Hemos estado juntos por casi nueve meses y aún te amo y aún más ahora. Has convertido en una parte de mí que siempre será importante para mí. Te amo con todo mi corazón, para siempre. Me has traído tanta felicidad.

Artículos Relacionados

Recursos Relacionados

Sponsored Links