Carta Modelo #1

Todavía estoy de rodillas rogando por amor, no a un extraño, sino al amor que conozco—tú. He estado enamorado, y sé su misterio. Cada día espero y deseo que tú seas mío para siempre jamás. Después de lo que has soportado, va a ser difícil para ti a confiar de nuevo--el dar tu corazón y el alma a otro, pero sepas que estoy de rodillas, tragándome el orgullo, pidiéndote, por favor--una vez más, te digo, "por favor," seas mío

Artículos Relacionados

Recursos Relacionados

Sponsored Links