Terminemos en buenos términos ahora que podemos. (Es tiempo de que vayamos por caminos separados)

Carta Modelo #1

Cuando mi hermano era un niño pequeño, solía golpearse la cabeza contra la pared cada vez que se sentía frustrado. Mi padre le decía que lo mejor de golpearse la cabeza contra la pared era que se sentiría tan bien cuando se detuviera. Creo que es hora de que dejemos de golpear nuestras cabezas contra el muro inflexible que nos separa, y tal vez nos sentiremos mejor también. Cinco años, dos separaciones, seis meses de asesoramiento y peleas incontables han demostrado que somos irremediablemente incompatibles. No necesariamente refleja algo negativo de ninguno de los dos, sino es una prueba de que la combinación de fuego y petróleo producirá una mezcla combustible con una regularidad predecible.

Temo que la pasión que nos unió en primer lugar está provocando ahora nuestra ruina. Pero, querida mía, la vida es demasiado corta para vivir con tanta tensión y estrés, y estoy seguro de que no es saludable hacerlo. Eso no quiere decir que todavía no tengamos nuestros buenos momentos, pero suceden poco y a lo lejos. Incluso cuando nos llevamos bastante bien, la anticipación de nuestra próxima explosión pende sobre nuestras cabezas como la espada de Damocles. Quizás se deba a que nunca sentimos que los problemas antiguos se resolvieran por completo.

Años de intentos y numerosas sesiones de consejería no han sido capaces de enseñarnos a hablar el mismo idioma y entender lo que el otro está tratando de decir. Si tratamos de tener una conversación seria sobre algo, uno de nosotros generalmente se ofende cuando ofender no fue la intención y la conversación va cuesta abajo desde allí. Pronto tendremos otra escena desagradable llena de lágrimas, temperamentos y portazos. No creo que sea posible mantener una relación sana sin intercambios productivos y una cierta cantidad de relación íntima, ¿verdad? Desafortunadamente, hemos demostrado muchas veces que ninguno de los dos puede contribuir con alguna de estas habilidades para mantener la paz ni con cualquier otra cosa que se necesita para vivir en paz y armonía.

Creo que es digno de elogio que ambos hayamos aguantado tanto como lo hemos hecho, pero ninguno de nosotros está contento o satisfecho en esta relación en ningún aspecto, y debería estar claro para nosotros dos que nunca lo estaremos. Separémonos mientras todavía podemos salir en términos razonablemente buenos y desearnos mutuamente bien. Ciertamente te deseo más suerte al elegir tu próximo amor. Lamento no haber sido el correcto.

Propongo que hagamos un pacto para encontrarnos en un año a partir de hoy. Veamos si cada uno de nosotros es más feliz en ese momento de lo que somos ahora: podría ser una verdadera revelación.

Que te vaya bien

Carta Modelo #2

Sé que decidimos (nuevamente) tratar de resolver las cosas, pero ya no puedo continuar en esto más. Tenía la esperanza de que pasar un tiempo separados nos ayudaría a obtener una nueva perspectiva de nuestra relación y un mayor aprecio mutuo. Cuando decidimos volver a intentarlo, al principio realmente pensé que lo haría, pero estas últimas tres semanas han demostrado lo contrario. Las cosas simplemente no funcionan para mí, y si eres honesta contigo misma, probablemente admitirás que tampoco están funcionando para ti.

Tenía la esperanza de que volviéramos a estar juntos y nos tratáramos como lo hicimos cuando empezamos a salir. Nos tratábamos tan bien entonces, y poníamos al otro primero en la relación. Tampoco permitíamos que pequeñas cosas se interpusieran entre nosotros. Después de unos días de estar juntos de nuevo, ya estamos peleando de nuevo por cosas estúpidas, incluso pareciera que más que antes. Ahora nos estamos lastimando mutuamente otra vez y culpándonos uno al otro por los problemas entre nosotros.

Sé que vivir de esta manera es peligroso para nuestro bienestar mental, y no estoy dispuesto a hacerlo nunca más. Lo siento. Quisiera que las cosas funcionaran esta vez. Pero no somos mejores para resolver nuestros problemas que antes, simplemente no parecemos poder entendernos ni vernos de cerca. Cualquier terreno común que una vez compartimos se ha erosionado.

Sé que separarnos nuevamente (para siempre esta vez) será difícil para los dos. Lamento el dolor que te causará esta carta, pero es la única forma en que podemos encontrar la paz duradera. Honestamente creo que ambos seremos mucho más felices a lo larga si terminamos las cosas ahora. Está claro que no estamos destinados a estar juntos, y cuanto antes lo aceptemos, antes podremos comenzar a reconstruir nuestras vidas.

Te deseo lo mejor, de verdad lo hago. Siempre tendrás un lugar en mi corazón. Tal vez podamos reunirnos en algún momento en el futuro, tal vez en esta misma fecha el próximo año, y ver qué ha pasado en nuestras vidas. Podríamos estar muy sorprendidos por lo bueno que puede surgir de esto. Pase lo que pase, buena suerte y cuídate.

Carta Modelo #3

Trataré de decir lo que creo que los dos sentimos desde hace mucho tiempo. Hemos tratado de hacer que nuestra relación funcione; lo hemos intentado hasta el cansancio. Hemos experimentado con la separación; hemos empleado un consejero; Hemos intentado cuidar nuestras acciones, incluso hemos intentado gritar. Pero cuando se ha dicho y hecho todo intento de reconciliación, aún terminamos en el mismo lugar donde comenzamos: miserable.

Te miro a los ojos en estos días y solo veo frustración y fatiga. Eres infeliz; Soy infeliz. Ambos sufrimos algunos problemas de salud. Mal sueño, pérdida de concentración. He sentido opresión en el pecho y te has quejado de los trastornos estomacales. ¡Nos estamos matando el uno al otro! Nuestra comunicación se ha vuelto tan destructiva que ahora decimos poco o nada.

Ya sabes por a dónde vamos. No podemos permanecer juntos. Ambos lo sabemos, pero uno de nosotros tenía que decirlo. Tenemos una oportunidad de preservar los buenos recuerdos y tener una conversación civilizada acerca de separarnos. Ahora es nuestra oportunidad de tomar una decisión positiva que nos ayudará a seguir siendo amigos, recuperar nuestra salud y seguir con la vida. A pesar de todo lo que hemos vivido en los últimos años, no somos enemigos y nunca debemos serlo. Es nuestro momento para asegurarnos de mantener algo positivo y alejarnos el uno del otro con dignidad.

No prolonguemos lo inevitable por más tiempo. Sentémonos y analicemos nuestra despedida recordando el amor que una vez compartimos. Entonces, sigamos con la vida positivamente: no más lágrimas, no más sentimientos heridos, y no más acusaciones. Vamos a darnos mutuamente lo que más necesitamos: paz y un nuevo comienzo.

Y espero que podamos estar en contacto. No importa cuáles sean nuestras diferencias, eres una gran parte de mi vida. Siempre estaré interesado en tu felicidad. Espero que podamos comunicarnos de vez en cuando y que el otro sepa cómo le está yendo a la vida. Tal vez podríamos reunirnos en un año a partir de hoy. Dejo esa decisión en tus manos.

Carta Modelo #4

¿Sabes que? Me sorprende que esta relación haya durado tanto como lo ha hecho. Nunca he visto dos personas tan incompatibles en mi vida. Es como el viejo dicho sobre tratar de poner una clavija redonda en un agujero cuadrado. Simplemente no funciona. Y esta relación ciertamente no funcionó. Creo que ambos ya lo sabemos.

Somos muy diferentes. No podemos ponernos de acuerdo sobre las cosas más simples, como incluso qué comer para la cena. Te gusta comida mexicana; me gusta la italiana. Parece que peleamos más a menudo que no. Si no es una pelea en toda regla, es el discutir constantemente. No nos gusta hacer las mismas cosas, por lo que estamos pasando cada vez menos tiempo juntos. Nuestras opiniones son tan diferentes que cualquier intento de comunicación parece disolverse rápidamente en una discusión.

Vivir así no es saludable para ninguno de los dos. Hay una tensión constante en el aire cada vez que estamos en la misma habitación. Sé que tú sientes lo mismo. Dejamos que esta relación continúara por mucho tiempo, porque ninguno de los dos sabía exactamente cómo terminarla. Pero ahora es el momento de hacerlo. Necesitamos ir por caminos separados y dejar atrás el estrés.

Voy a tener todo empacado y listo para irme el lunes por la mañana. Tratemos de recordar los buenos momentos y desearnos mutuamente bien.

Artículos Relacionados

Recursos Relacionados

Sponsored Links