Carta Modelo #1

No hace mucho tiempo que entraste a mi vida, y no pensé demasiado en ello. Éramos amigos y nos llevábamos bien, pero nunca imaginé que estaría locamente enamorado de ti. Cuanto más te conozco, más a menudo quiero estar contigo. Siempre me hiciste sonreír, y sin ti yo era muy diferente. Me cambiaste de muchas maneras. Todos los días quería despertarme por la mañana para ver lo que la vida me iba a arrojar. Después de que nos volvimos más cercanos y hablamos todo el tiempo, me dijiste que tenías que irte. Tuviste que volver a casa, y no pudiste quedarte más.

Aquella noche pensé en decirte lo que estaba dentro de mi corazón, pero decidí no hacerlo. Tu amistad significó mucho más para mí. Regresarás pronto a visitar, y no puedo dejar de pensar en ti todo el tiempo. Todas las mañanas cuando me levanto, durante el día y antes de irme a dormir, siempre estás en mi mente e incluso en mis sueños. Desearía que supieras lo mucho que me hiciste sentir y que me estoy enamorando de ti.

Algún día te contaré, pero por ahora solo te veré en mis sueños y te tendré cerca de mi corazón. Te quiero mucho. No puedo esperar para verte de nuevo!

Artículos Relacionados

Recursos Relacionados

Sponsored Links