Carta Modelo #1

Trajiste amor y risa a mi existencia triste, vacía y sin sentido. Mi vida era aburrida hasta el día en que llegaste y llenaste mi corazón hasta rebosar de tu sentido del humor. Has convertido mi ceño fruncido en una sonrisa.

Me enseñaste a amar de nuevo. Me enseñaste a dar y recibir amor confiando en ti y creyendo en nosotros. Me enseñaste a hacer un esfuerzo adicional y, aunque hay muchos kilómetros entre nosotros, nunca dejo de pensar en ti. Tu trajiste un gran cambio en mi vida, y mi corazón es tuyo para siempre.

Nunca puedo olvidarte o mantener pensamientos de tí fuera de mi mente. Pienso en tus dulces labios y besos; los siento como si estuvieras aquí. Pensamientos tuyos calientan mi corazón. Me llenas y eres todo lo que mi corazón desea.

Artículos Relacionados

Recursos Relacionados

Sponsored Links